Inicio

Dinamo estrellada

 

 

 

 

 

 

 

 

EL SALTO DE DIOS

Lo peor de perder el tiempo no es el hecho en de perderlo;

total, por mucho que digan que es oro, se trata de un patrimonio que, por valioso que sea y por mucho que uno trate de aprovecharlo, se gasta ineludiblemente y nunca se sabe hasta dónde va a alcanzar.Así las cosas, en realidad, no vale la pena economizarlo porque igual te mueres mañana y todo termina importándote un carajo. Sin duda, lo peor de perder el tiempo, es esa mala conciencia que deja. Siempre la maldita mala conciencia de no estar haciendo lo que se supone que debes. (...)

 

             Comprar ahora

Envíos internacionales

 

Último Libro

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner